Hombrecillos verdes
Una visita en clave de humor a las imágenes clásicas de la ciencia ficción.
sábado, octubre 27, 2007
Los novios eternos

-Es inútil, padre. Nos amamos, y nos casaremos, con tu bendición o sin ella.

-En ese caso, y aunque me desagrada profundamente ese mancebo, estoy dispuesto a daros mi bendición si juráis solemnemente cumplir una condición que quiero imponeros.

-Dinos antes que condición es esa.

-No es difícil de cumplir. Debéis jurar solemnemente, por vuestro honor y por todo lo sagrado, que no os habréis de casar en un día que yo elegiré.

-¿Y que día será ése?

-Os lo comunicaré justo después de que prestéis juramento. Pero os aseguro que sólo elegiré uno.

-¿Y podremos casarnos en cualquier otra fecha?

-En cualquier día que no sea el que yo os diga podréis casaros con mi bendición y con mi herencia, si antes prestáis ese juramento.

-Sea. Tanto mi amado como yo juramos por todo lo sagrado que no nos casaremos en el día que tu escojas. Y ahora dinos que día has escogido.

-Elijo el día de vuestra boda.

Etiquetas:

escrito por Ignacio Egea @ 7:44 p. m.  
0 Comments:
Publicar un comentario
<< Home
 
PING

UNA BITÁCORA DEL GRUPO PING
Ignacio

Ver perfil completo

Posts recientes
Topologías
Otras páginas del autor
Ciencia ficción más seria en
Usenet y afines
Botoncitos varios

IBSN: Internet Blog Serial Number 3-2-1000-0002

BLOGGER