Hombrecillos verdes
Una visita en clave de humor a las imágenes clásicas de la ciencia ficción.
jueves, junio 07, 2007
Martín Bravido, reportero de lo inexplicable



Con frecuencia ocurre que una tarea fácil, casi rutinaria, se te va complicando por toda una serie de imprevistos acumulados, hasta que se convierte en una odisea de amargo recuerdo, como me ocurrió a mí con Iker "el sondomita".

Se llamaba Iker Tedén, y el apodo de "sondomita" le venía porque afirmaba haber sido abducido por extraterrestres no menos de sesenta veces, en las cuales había sostenido relaciones sexuales con alienígenas en unas diez; con humanos de diferentes sexos, también abducidos, en cuatro ocasiones; con una cabra (hembra), en una; y, en otra más, con una maceta de gladiolos de sexo no identificado (comentaba que los alienígenas que lo obligaban a estos actos tal vez no tenían muy clara la diferencia entre las diferentes especies de nuestra biosfera) Aparte de estas obligaciones más o menos placenteras, también le habían introducido sondas de todo tipo y forma en los diversos orificios de su cuerpo no menos de treinta veces: reportaba que a partir de la cuarta o quinta vez, todo entraba con mucha más facilidad.

El resto de las ocasiones en que había sido abducido le habían sometido a pruebas más sencillas, de contenido más intelectual que físico: introducir pequeños trozos de madera con formas geométricas dentro de nichos de formas acordes en un tablero, introducir su nombre y dirección en pequeñas tarjetas llenas de recuadros, introducir sondas de exploración rectal dentro de nichos de formas acordes en los cuerpos de otros abducidos, y cosas así.

Nada que fuera particularmente interesante, y como él había docenas de afectados que contaban historias parecidas (excepto por el caso de la cabra y de los gladiolos, que había que tener mucho valor para admitirlo) Pero el caso es que habíamos medio quedado un montón de veces, y ya estaba harto de leer pequeñas reseñas suyas aquí y allí (pequeñas aunque abundantes en tipografías de gran tamaño) y a la hora de entrevistarle, siempre se había liado la cosa por una razón o por otra, y había sido imposible.




Tantas veces había ocurrido que yo ya tenía una espina clavada, y estaba a punto de mudarme sin haberlo conseguido de aquellas hermosas y generosas tierras de Marasmo, después de que mis gestiones para un traslado hubieran tenido éxito, tras un centenar de cartas de súplica pidiendo empleo a diversos medios de la Capital, entre ellos seis periódicos, ocho revistas, cuatro emisoras de radio, una empresa de trabajo temporal y mi tío Paco, que tenía un negocio de reformas en el hogar, alicatado hasta el techo y pintura.

Y resultó que la mañana de mi último día en Marasmo me encontré a aquel tipo, junto a la cuneta, haciendo auto-stop. Según me refirió, el carburador de su auto había sido abducido por una misteriosa luz azul, dejándolo tirado, y necesitaba que alguien lo acercara a Marasmo porque allí tenía una cita para otra entrevista. Vi entonces el cielo abierto: le prometí que en una hora le haría llegar a tiempo a su compromiso, pero que entre tanto, tendría que dedicarme unos minutos de su tiempo. Accedió, lo hice subir y conduje a toda prisa hasta el estudio, donde tenía equipo de grabación. El que suelo llevar conmigo estaba ya sólidamente empacado en la parte trasera del remolque; emprendería viaje con la fresca. En apenas diez minutos llegamos, y le hice pasar a la sala de grabaciones. Le dije que esperara, y se puso cómodo, mientras yo iba preparándolo todo y buscaba a toda prisa un par de cosillas que debía haber guardadas en la salita de material. Me entretuve allí lo menos que pude: me quedaba una media hora para hacerle hablar y luego llevármelo a toda prisa.

¡Mi último trabajo allí! Lo llevaría conmigo de recuerdo y lo publicaría cuando tuviera ocasión. Mientras volvía a la sala de grabación donde había dejado a Iker el sondomita iba pensando que aquella inesperada tarea podría ser un adecuado broche final, un recuerdo de aquella etapa de mi vida que tanto había abundado en situaciones de "ya verás cuando te acuerdes de esto dentro de unos años cómo te ríes", risas por la que aún aguardaba.

Llegando a la sala, entreví los rápidos destellos finales de una extraña, sobrecogedora luz azul. Entre, y allí no había nadie. Ni rastro del sondomita, salvo un extraño olor, tal vez a ozono, que impregnaba el ambiente, y unas pequeñas marcas esparcidas por la moqueta, como de quemaduras triangulares. Me di cuenta de que aquella vez tampoco iba a conseguir entrevistarle, y que cuando, por razones inexplicables, una cosa aparentemente fácil se pone complicada hasta que parece imposible, es mejor renunciar.

Dos horas después, por circunstancias muy largas de explicar aquí, y que aún hoy me cuesta creer que sucedieran, supe que tendría que permanecer en Marasmo de forma indefinida, y aquí sigo. La vida está llena de esas circunstancias que nos parecen inexplicables, cuya solución se nos hace imposible. Sólo espero que llegue el momento en que pueda acordarme de todas ellas y reírme, porque la risa es la forma que tiene todo tu cuerpo de expresar que lo inexplicable de la vida sigue sin tener explicación, pero, por lo menos, ya no tiene importancia, que no duele como una sonda que te estuvieran metiendo en el mismo momento por el culo, sino como una que te metieron hace mucho, o que le están metiendo a algún otro, y no a ti.



Etiquetas:

escrito por Ignacio Egea @ 2:25 p. m.  
1 Comments:
  • At 8:41 a. m., Anonymous Anónimo said…

    [url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/ganardinero.jpg[/img][/url]
    [b]Estas buscando formas de ganar dinero[/b]
    Nosotros hemos hallado la mejor pagina web en internet de como trabajo casa. Como fue de interes para nosotros, tambien les puede ser de utilidad a ustedes. No son unicamente metodos de ganar dinero con su pagina web, hay todo tipo de metodos de ganar dinero en internet...
    [b][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url]Te recomendamos entrar a [url=http://www.ganar-dinero-ya.com/]Ganar dinero desde casa[/url][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url][/b]

     
Publicar un comentario
<< Home
 
PING

UNA BITÁCORA DEL GRUPO PING
Ignacio

Ver perfil completo

Posts recientes
Topologías
Otras páginas del autor
Ciencia ficción más seria en
Usenet y afines
Botoncitos varios

IBSN: Internet Blog Serial Number 3-2-1000-0002

BLOGGER