Hombrecillos verdes
Una visita en clave de humor a las imágenes clásicas de la ciencia ficción.
lunes, noviembre 06, 2006
Tracción animal.

Se hizo duro al principio el nuevo transporte público por tracción a pedales. Condenados por la crisis universal a una dieta casi exclusiva de alubias en la cena y el almuerzo, los viajeros resoplaban y se encorvaban sobre los manillares a esas horas tan duras del amanecer de los lunes, malamente estimulados por su magro desayuno de pan de harina de lenteja y el sucedáneo de café hecho de garbanzos molidos torrefactos.

Hasta que a alguien se le ocurrió instalar un pequeño motor suplementario que aprovechaba el biocombustible procedente del metano de los cuescos de los pasajeros; oportunas sondas anales con asépticas fundas de papel reciclable sobresalían en los sillines puestos para pedalear, y la gente podía ir descansada casi todo el camino, excepto en las cuestas más pronunciadas.

La comodidad se hizo virtud, y las modas femenina y masculina cambiaron al unísono, con regreso de la falda y enagua para ambos sexos, y así mismo volvieron costumbres más arcaicas, como la de que los granjeros llevaran sus animalitos a vender a la ciudad en los autobuses, y por primera vez los cochinos y las cabras fueron bienvenidos, sin ninguna protesta, en los habitáculos compartidos, sus alegres chillidos y balidos mientras contribuían al esfuerzo común, amenizando el repiqueteo sordo y continuado de los tránsitos gaseosos de los pasajeros, un sonido que recordaba al de los antiguos motores de dos tiempos.


Etiquetas:

escrito por Ignacio Egea @ 11:42 a. m.  
0 Comments:
Publicar un comentario
<< Home
 
PING

UNA BITÁCORA DEL GRUPO PING
Ignacio

Ver perfil completo

Posts recientes
Topologías
Otras páginas del autor
Ciencia ficción más seria en
Usenet y afines
Botoncitos varios

IBSN: Internet Blog Serial Number 3-2-1000-0002

BLOGGER