Hombrecillos verdes
Una visita en clave de humor a las imágenes clásicas de la ciencia ficción.
lunes, agosto 28, 2006
El planeta de los Eximios.

La nave era grande más grande que la mayor parte de los asteroides. Con sólo dejarse caer sobre la Tierra inerme, destruiría a la Humanidad.

Y su intención no era sólo dejarse caer.

-"Mensaje a la Humanidad Opresora. Pese a nuestro estrecho parentesco, para vosotros éramos simples animales Nos enviasteis al espacio para morir en aras de la exploración espacial. El espacio nos perdonó, y nos hizo evolucionar. Hemos regresado tras un destierro de siglos, y tenemos poderosos amigos que nos han cedido sus secretos tecnológicos. Liberaremos a nuestros hermanos de estirpe de vuestros abusos. Estamos armados hasta los dientes y dispuestos a todo. Negociad o morid."

La negociación fue corta. Todas las premisas de los Eximios eran de la categoría "no negociables". A saber:

1- Se liberaría y pondría a disposición de los Eximios a todos los primates no humanos reclusos en zoológicos y laboratorios. ("Claro, claro, lo haremos encantados")

2- Se cesaría la persecución de los primates salvajes en sus territorios naturales. Estos territorios pasarían a ser territorio bajo la soberanía de los Eximios, y se expulsaría a los seres humanos de ellos en un plazo de un año. ("Bueno, vale, estamos dispuestos a ello")

3- Se proscribiría toda referencia insultante o despreciativa hacia los primates. El único término permitido sería simio, como genérico a todos los primates no humanos, y eximio, para aquellos que además fueran racionales. Términos como "mono", "macaco", "monkey" se considerarían ofensas capitales. ("¡Naturalmente!")

4- El Venerado Hukahukajajajiiichiiiiiiii, líder Eximio, se dirigiría a toda la población humana mundial en un discuso vía satélite. ("¡Desde luego!")

5- (Conclusión) -"Y sabed que estamos dispuestos a perdonar vuestros abusos del pasado, pero que no toleraremos un insulto más desde hoy" ("¡Lo garantizamos!")

Muy aliviados porque, en el fondo, las condiciones no negociables era bastante razonables, y porque los territorios a ceder a los Eximios estaba en su integridad situados en países del Tercer Mundo, la Comisión Negociadora de la ONU se dispuso a ser testigo, sentada a un lado del Trono del Venerado Hukahukajajajiiichiiiiiiii, del cumplimiento del punto 4º del Tratado de Paz: el discurso del Líder Eximio, grabado ya por una unidad móvil de la CNN, se emitiría en diferido, y todos atendían relajada y respetuosamente a la pantalla de TV instalada ante el Alto Trono por los técnicos de la ONU.

Ahí surgió la fatalidad, la mala suerte. Era una TV que daba avisos en pantalla de todo tipo de parámetros: si la señal era PAL o SECAM, si llevaba teletexto o no, si el sonido era o no estéreo.

Y la calidad de recepción en aquella nave espacial en órbita no siempre era buena.

Así que cundió la ira entre los Eximios, y el pánico entre los negociadores, cuando, durante la emisión, el solemne rostro del Venerado Hukahukajajajiiichiiiiiiii que dirigía palabras severas, pero tranquilas, a la Humanidad, se vio de pronto profanado por un llamativo rótulo sobreimpresionado en la mitad inferior de la pantalla.

Un rótulo rojo, mayúsculo, insoslayable, que decía: "MONO"

Etiquetas:

escrito por Ignacio Egea @ 1:31 p. m.  
0 Comments:
Publicar un comentario
<< Home
 
PING

UNA BITÁCORA DEL GRUPO PING
Ignacio

Ver perfil completo

Posts recientes
Topologías
Otras páginas del autor
Ciencia ficción más seria en
Usenet y afines
Botoncitos varios

IBSN: Internet Blog Serial Number 3-2-1000-0002

BLOGGER