Hombrecillos verdes
Una visita en clave de humor a las imágenes clásicas de la ciencia ficción.
lunes, enero 22, 2007
El Gran Libro de Ignacio de los deportes. - Capítulo 1.
Capítulo 1- La maratón.

Tras una cuidadosa labor de documentación se puede afirmar que la prueba deportiva de la maratón se originó en Grecia, en conmemoración de una batalla que, casualmente, tuvo lugar en un sitio que se llamaba igual, y que enfrentó a un ejército de griegos con un ejército de otros señores que no eran griegos, cosa poco frecuente en aquella época, porque los griegos eran muy exclusivistas y partidarios del "que quede todo entre nosotros", tanto para la cultura y la religión como para el matarse.

El campo de batalla distaba unos 42 kilómetros de una ciudad griega que, tras un largo proceso de documentación, podemos afirmar que no me acuerdo cómo se llamaba. Tras la victoria, se encargó a un corredor llamado Filipederastas, o algo parecido, que fuera a dar la buena nueva a los civiles a toda prisa, para que les diera tiempo de quitar los banderines pro-persas que, posiblemente, los pragmáticos ciudadanos habrían colocado por todas las murallas en un arrebato de patriotismo.

Filipedofilis corrió tan rápido como pudo, hasta que llegó a las puertas de la ciudad, dio las noticias y cayó muertecito en el sitio. Otras versiones dicen que Filipetazetafilis había muerto antes de llegar, ingresando en la ciudad ya cadáver, pero si se piensa un poco, no tiene mucha lógica.

Además de la maratón, existe otra prueba, llamada media maratón, que como su nombre indica, es la mitad en todo: en vez de correr cuarenta y dos kilómetros, corres veintiuno, y en vez de llegar muerto, llegas medio muerto.

Etiquetas:

escrito por Ignacio Egea @ 12:22 a. m.  
0 Comments:
Publicar un comentario
<< Home
 
PING

UNA BITÁCORA DEL GRUPO PING
Ignacio

Ver perfil completo

Posts recientes
Topologías
Otras páginas del autor
Ciencia ficción más seria en
Usenet y afines
Botoncitos varios

IBSN: Internet Blog Serial Number 3-2-1000-0002

BLOGGER