Hombrecillos verdes
Una visita en clave de humor a las imágenes clásicas de la ciencia ficción.
lunes, marzo 13, 2006
Quosque tandem

Catilina derribó a Cicerón con una torpe llave y se subió al estrado del Senado con una daga en la mano.

"Totus quisque ad suelo!", gritó, sin ser obedecido. Una daga no intimidaba mucho a ciento veinte senadores, muchos de ellos antiguos tribunos curtidos en mil batallas. Viéndose rodeado, Catilina apuntó su daga al techo de la sala y terminó lanzándola a lo alto, un acto sin sentido que sorprendió a todos, hasta a él.

Dos mil veinte años más tarde, una mañana de marzo de los años 80 del siglo XX, Felipe González fue arrinconado en el Congreso por sus fieles, antiguos adversarios a los que había vencido y perdonado, y unido a su causa. En el corredor de los pasos perdidos, Alfonso Guerra, Tierno Galván, Fernández Ordóñez y Boyer lo rodearon y procedieron a presionar sus costillas y su cuello con sus puños desnudos, extrañados ellos mismos de lo vacío de sus actos, de lo vacío de sus manos.

Guerra fue más allá, y le arreó en la espalda con el portafolios.

-¿Tú también?, ¡¡bruto!! - se revolvió el césar, dolorido.

En estos, y en muchos otros días de hechos extraños, soplaba el viento de los Idus de marzo, un aire trágico y confuso, a veces brisa, a veces torbellino, que mezcla días, que atraviesa las capas y las togas, que arrastra las hojas de los calendarios, los papeles de los periódicos, que hace batir los postigos de las ventanas del tiempo.

Etiquetas:

escrito por Ignacio Egea @ 6:53 p. m.  
0 Comments:
Publicar un comentario
<< Home
 
PING

UNA BITÁCORA DEL GRUPO PING
Ignacio

Ver perfil completo

Posts recientes
Topologías
Otras páginas del autor
Ciencia ficción más seria en
Usenet y afines
Botoncitos varios

IBSN: Internet Blog Serial Number 3-2-1000-0002

BLOGGER