Hombrecillos verdes
Una visita en clave de humor a las imágenes clásicas de la ciencia ficción.
viernes, marzo 11, 2005
Una hoja irresistible, un destino ineluctable.
Nací en un campo de batalla, en el norte lejano. Apenas llegado a este mundo, mi padre me sostuvo en sus poderosos brazos de herrero, me expuso al frío aire de Cimmeria, y me mostró la montaña donde habita Crom. Más tarde una vidente me profetizó que mi nombre y mi ocupación estaban grabadas a fuego con una firmeza como las de ningún otro en las tablas del destino, donde Crom anota el destino de cada uno en runas indelebles y deja que se cumpla con absoluta indiferencia.

Las mías estaban con tanta firmeza grabadas, me dijo, que ese destino, que ella veía relacionado con largos viajes y vagabundeos, con cuchillos de filos afilados y con cuellos de miles de hombres de todas las razas y países que acabarían bajo mi filo, guiaría siempre mis pasos con una fuerza irresistible, y de él me sería imposible escapar aunque quisiera.

Ni yo quise. Apenas un muchacho me encaminé al sur de fabulosas ciudades, en busca de botín y de aventura. Encontré en una vieja tumba una hoja mágica, que obedecía a mi voluntad con tanta precisión como si fuera parte de mi cuerpo, que no podía romperse y que siempre se mantenía afilada como un escalpelo, y ella ha sido desde entonces mi más fiel compañera. Tras unas cuantas andanzas juveniles de robo y vagabundeo, encontré ocupaciones más estables y
productivas, y en ellas he andado todas las ciudades del sur y del oeste, ganando mucho oro y logrando que mi fama me preceda donde voy.

Así que nada más entrar por las puertas de una ciudad, ya me esperan, y cuando me instalo en la plaza del mercado a hacer mi trabajo, ya tengo un buen grupo de clientes haciendo cola con sus bolsas repletas, y todos se sientan ante mí y me exponen sus pretensiones, y me pagan más que a ningún otro. Porque mi hoja mágica está siempre afilada, y no les da tirones cuando les recorto el cabello de la nuca, y siempre obedece mi voluntad con precisión, y a nadie saca ni una gota de
sangre cuando les afeito.

Más de un rey me ha ofrecido grandes sumas por ser su tonsor personal y exclusivo, para dar envidia a sus vecinos. Algunos incluso han pretendido obligarme, y recluirme en sus palacios como un prisionero de lujo, pero la astucia y la suerte me han mantenido siempre libre de compromisos, y no me cabe duda de que así ha sido porque ése es mi destino, que está grabado a fuego en las tablas de la vida, y que nada se puede contra él, aunque a veces me pregunto qué hubiera sido de mi vida si esas runas indelebles hubieran variado, aunque fuera en una letra, y los mágicos espíritus que las leen y hacen cumplir sus designios, al acercarse a consultarlas hubieran podido leer cualquier otra cosa, en vez de lo que pone ahora: "Conan el Barbero".

Etiquetas:

escrito por Ignacio Egea @ 3:28 p. m.  
0 Comments:
Publicar un comentario
<< Home
 
PING

UNA BITÁCORA DEL GRUPO PING
Ignacio

Ver perfil completo

Posts recientes
Topologías
Otras páginas del autor
Ciencia ficción más seria en
Usenet y afines
Botoncitos varios

IBSN: Internet Blog Serial Number 3-2-1000-0002

BLOGGER