Hombrecillos verdes
Una visita en clave de humor a las imágenes clásicas de la ciencia ficción.
viernes, febrero 25, 2005
De Polo a Polo.

Hemos salido de Ushuaia con rumbo sur a cuatrocientos kilómetros por hora. Las peligrosas tormentas del mar antártico parecen ahora una broma, desde los ciento cincuenta metros de altura sobre las aguas por los que discurre el Superpuente y esta nueva vía de alta velocidad. Me
siento en la cima del mundo. Diez años de trabajo y tanto dinero invertido por fin se han traducido en este primer tramo inaugural de este Expreso Polar, desde Santiago de Chile a los 90 grados de latitud sur, el sueño por el que Scott y tantos otros dieron la vida, recorrido en una confortable aventura de apenas veinte horas, rodeados de las máximas comodidades. Un nuevo Oriente Exprés que será otro aliciente para que los turistas visiten esta Tierra en decadencia cada vez más orientada a vivir de las divisas de los visitantes.

Decadencia. Es cierto. Un aire decadente se exhala de todos los rincones de la decoración de lujo de los compartimentos: maderas nobles trabajadas a la victoriana, otomanes y muselinas en las cortinas de flecos, cuero natural en los sillones; un entorno cálido, cerrado, casi agobiante, endogámico, como este planeta en declive que se va convirtiendo cada vez más en un museo, en una reserva natural, en una Disneylandia; lo que yo tanto odié de joven, aquello que me hizo jurar que volvería a encontrar el sentido de lo salvaje de esta Madre Tierra que, cuando nos parió, nos parió libres y sin más herramientas que nuestras manos, y no blandos y conformistas.

Una vida de aventura, de riesgo, de sacrificio, y al final, heme aquí, convertido en un empresario turístico que ofrece aventuras excitantes sin moverse del sillón y la bandeja del mueble bar. Las manchitas blancas tan lejanas ahí abajo, en el mar, son olas espumeantes de enorme furia y duros y cortantes icebergs, pero en estos momentos de desesperación se me figuran ovejas de un tranquilo rebaño del cielo que me llaman, sugerentes, que me piden que me una a ellos y descanse al fin de esta amargura, de este afanarme sin parar para ir a la deriva, cada vez más
lejos de mis sueños juveniles.

Hemos llegado al fin a la península antártica que al menos, hasta la construcción de mi superpuente, siempre me había parecido al mirarla en los mapas como un intento fallido por mil kilómetros de unir por tierra el continente americano con esta gran extensión helada. Éste es mi tramo favorito del viaje. Por estos montes y acantilados glaciares de la Tierra de Elmsworth me aventuré en mi primer viaje antártico. Aquí concebí este grandioso proyecto, del que sólo he concluído el primer tramo de demostración. Mi ánimo se ensancha y repaso la lista de lo que me queda por hacer. Hasta ahora, sólo Chile-Polo Sur. Tantos años de trabajo, y estoy todavía en el
principio. Y estoy tan hastiado de todo, se me hace todo tan futil y sin sentido.

Pero ya tengo apalabrados inversores que finan ciarán el resto de la línea hasta el Ascensor Orbital del Ecuador. Eso, en otros cinco años. De las terminales geostacionarias donde hacen cola los Turistas de la Luna y Lagrangia al Polo Sur salvaje y solitario con un solo transbordo. Este trayecto se convertirá en una leyenda, en un sueño inalcanzable para millones de turistas menos pudientes. Y en un río de oro, estoy seguro. ¿Y luego de este Expreso Polar, qué?

¿Por qué no otra línea Ecuador-Polo Norte? Panamá, Mexico, Arizona, Canadá, Groenlandia? No hay una tierra firme en el Polo Norte en la que afianzar un puente como éste. Tal vez una plataforma flotante, algo así. O un tren mixto con colchón de aire para ir sobre la banquisa. No creo que ofrezca más problemas técnicos que los que hemos solventado ya. De Polo Norte a Polo Sur atravesando las Américas en un viaje de lujo de dos días y medio, a una velocidad que le permitirá disfrutar de todo el paisaje. Estaría bien, sólo le falta un nombre, algo que sea sugerente.

Ah, ya sé. El Expreso Bipolar.

Etiquetas:

escrito por Ignacio Egea @ 10:44 p. m.  
0 Comments:
Publicar un comentario
<< Home
 
PING

UNA BITÁCORA DEL GRUPO PING
Ignacio

Ver perfil completo

Posts recientes
Topologías
Otras páginas del autor
Ciencia ficción más seria en
Usenet y afines
Botoncitos varios

IBSN: Internet Blog Serial Number 3-2-1000-0002

BLOGGER